ΟΣΙΟΥ ΝΙΚΟΔΗΜΟΥ ΤΟΥ ΑΓΙΟΡΕΙΤΟΥ

ΑΟΡΑΤΟΣ ΠΟΛΕΜΟΣ

La guerra invisible, san Nicodemo el Aghiorita

PRIMERA PARTE

Capítulo 25

Cómo debemos corregir nuestra la fantasía y nuestro recuerdo.

He creído conveniente poner al principio el término tan importante Φαντασία Fantasía imaginación, que está en nuestro léxico Alfa y Omega. Φαντασία Fantasía imaginación: Se trata quizás de la palabra más importante del léxico hisijasta ortodoxo. El término se refiere a la parte de la psique que tiene la capacidad de crear iconas- imágenes. Ya desde Aristóteles, se refiere a la capacidad psíquica para crear imágenes o la misma imagen de lo creado por esta capacidad. (Icona, imagen, en este caso, es una representación de la psique, o la reproducción de una representación como libre creación real que se introdujo en la psique por los sentidos del cuerpo).La fantasía-imaginación, es un fenómeno de post caída, recaída y transitorio. Los mismos Padres Nípticos, la llaman la multirostros y también, puente de los demonios, como los mitos de Dédalos o la serpiente de múltiples cabezas la Hidra de Hércules. La lucha ascética, practicante, consiste en la catarsis limpieza del nus de la energía propia de su fantasía, que recubre el nus, le oscurece y le ofusca. El hombre, mientras avanza en el camino espiritual, empieza a adquirir imágenes de cosas que no tienen relación inmediata o referencia del mundo exterior y emanan de forma inexplicable de las profundidades de sí mismo. Este proceso constituye la señal de que la conciencia del hombre empieza hacerse más profunda: los sentidos exteriores y los pensamientos habituales se han parado en cierto grado y los impulsos, compulsiones, miedos, esperanzas, pasiones, emociones, afecciones, los “pazos”, que se encuentran en el subconsciente, empiezan a aflorar a la superficie. Uno de los objetivos de la vida espiritual es realmente la adquisición de la gnosis (increada), conocimiento espiritual, que supera tanto el nivel acostumbrado de la conciencia como el subconsciente (que es el corazón según los Padres).

Los Padres Nípticos recalcan que “el mismo nus debe de cuidarse y vigilarse a sí mismo, manteniéndose separado de la fantasía” porque ella “la maldita, resiste mucho y nos impide la oración pura del corazón y también, el trabajo unitario, indivisible y sin error del nus. Es un hecho que las imágenes, sobre todo cuando el hombre se encuentra en un nivel avanzado de su vida espiritual, puede que sean proyecciones de arquetipos celestiales en el campo de la imaginación y en este caso se pueden usar creativamente en el mundo iconográfico o sea en la elaboración de material de iconos-representaciones. Pero la mayoría de veces, las iconas, imágenes provienen de un círculo medio o bajo y no tienen nada de espiritual y creativo que ofrecer. En este caso son parte del mundo fantasioso y no del mundo de imaginación con auténtico significado. La fantasía se distingue en dos: “decente” e “indecente”. Los avanzados en virtud rechazan las dos. Los nuevos, los principiantes pueden mantener la fantasía decente, para confrontarla con la indecente y con todas sus armas, gane la decente o rechazarla totalmente por medio de la metania, la destrucción de la dureza del corazón y la tapinofrosini-modestia (nus y mente-intelecto sensatos y humildes), ante todo por causa de estudio y contemplación de los seres. Pues con especial énfasis para los nuevos, insisten los Sabios Santos Padres Ortodoxos, debido a los peligros que acechan este tipo de experiencias, es posible también la creación de imágenes o fantasías que sean consecuencia de un movimiento demoníaco o diabólico. También aconsejan a los que aún no tienen el don del discernimiento que no se aprisionen y recreen con este tipo de engañosas imágenes o fantasías, la influencia de ellas puede llevar al nus al cataclismo. Su consejo es que no les den importancia y sigan la invocación del divino nombre, rechazando la tentación en nombre de Jesús Cristo. Es imprescindible también un buen Guía espiritual con experiencia, un Yérontas. Estas son las causas por las que los Hisijastas adoptan una actitud negativa y muy cuidadosa frente las imágenes en forma de figuras o fantasías.

Finalmente las fantasías de los sueños provienen por exaltación de los pazos, o por incitación de los demonios. No las consideran de por sí mismas pecado, pero indican que la psique está enferma y se atormenta y angustia por sus pazos y placeres del cuerpo, el hedonismo.

Ver también La Fantasía – Instrucción terapéutica en el blog en español: www.logosortodoxo.com

Capítulo 25

Cómo debemos corregir nuestra la fantasía y nuestro recuerdo.

Ya que hemos hablado sobre la corrección de nuestros sentidos, es normal que lo siguiente que vamos a decir aquí es cómo debemos corregir nuestra fantasía y nuestro recuerdo; porque, también según la opinión casi de todos los filósofos, la fantasía y el recuerdo, no es otra cosa que una estampa o huella de todas aquellas cosas sensibles que hemos visto, oído, olido, saboreado y tocado. Y por decirlo brevemente, fantasía y recuerdo, son un sentido común interior, el que imagina y recuerda claramente todas las cosas que nuestros cinco sentidos externos les ha dado tiempo percibir y presentir. Y de una manera el sentido y las cosas sensibles, se asimilan con el sello, en cambio la fantasía con la estampa y huella del sello. La fantasía es más fina que la sensación de los sentidos y más gruesa que el nus (espíritu humano).

Esta fantasía y recuerdo nos fue dada después de la caída, cuando nuestros sentidos externos están quietos y cuando adelante nuestro no tenemos presentes aquellas cosas sensibles que han pasado de los sentidos y se han imprimido en ella. Porque es imposible tener siempre presentes todas las cosas que hemos conocido, escuchado, olido, saboreado y tocado; por eso con nuestra fantasía y recuerdo que las tiene grabadas las traemos ante nosotros, y así hablamos y pensamos sobre estas como si las tuviéramos presentes.

Por ejemplo, si tú fuiste una vez en la ciudad de Smirna, y después saliste de allí y ya no ves con el sentido externo de los ojos, sino con el sentido interior, es decir, con la fantasía y el recuerdo, cuando quieras, traes la ciudad Smirna ante tuyo y la ves como si estuviera presente, con la misma forma, tamaño, espacio y ubicación que tiene; no como si te hubieras ido y ves a Smirna. Pero ves la imagen de Smirna, la que la fantasía y el recuerdo tienen grabada en tu interior. Esta es la fantasía de las cosas sensibles, que nos molesta también cuando dormimos con variopintos sueños de los que, cuidado, no debes creer nunca.

Otro ejemplo, que es del libro sobre la vigilancia de la fantasía es el siguiente. Cuando tú escuchas Marta, Sofía; estas son dos simples voces, las que nada más que suenen al oído son escuchadas; pero la fantasía no se agrada sólo con oír las voces, sino que inmediatamente forma las imágenes de Marte y Sofía, y a partir de aquí provoca más perturbación y el pazos-pasión del hedonismo en la psique. Así cuando escuchas realeza increada (energía y luz increada) o infierno (energía y luz demoníaca, infernal), que las has visto, entonces padeces y te esfuerzas con tu fantasía despertarlas e imaginarlas* (Ver añadido al final de este capítulo).

Pero como hemos dicho, que esta fantasía es una estampa (o grabado) insensata y gruesa de los cinco sentidos e imagina las cosas sensibles con su color, tamaño y forma, debes conocer que:

1) El Dios como está fuera de todos los sentidos, de las cosas sensibles y fuera de toda forma, color, espacio y lugar, totalmente sin forma, existe en todas partes y está por encima de todo, así también está fuera de toda fantasía. Y a continuación, sepas que la fantasía es una fuerza de la psique que no tiene la capacidad y destreza de unirse con el Dios, a causa de estos defectos suyos. (Ver también Filocalía que dice que ninguna fantasía tiene lugar en el caso de Dios. Porque el Dios en general es superior y por encima de todo concepto).

2) Conozca también que el eosforos (Lucifer), el primero de los Ángeles antes de su caída, era realmente superior de la fantasía insensata y más allá de toda forma, color, y sentido; era como nus (espíritu) lógico inmaterial, sin forma, incorpóreo, sin pazos y unitario, después amó la fantasía y las formas, e imaginó y formó con su nus poner su trono por encima del cielo y convertirse similar o igual a Dios; entonces de aquel estado de su nus que estaba sin forma, sin pazos y unitario, cayó bajo esta fantasía gruesa, múltiple, multiforme y variada, como opinan muchos teólogos; y así de ángel se endemonió, oscureció y se hizo diablo, material, de una manera multiforme y pasional, lleno de pazos. (51). San Gregorio el Sinaíta dice para los demonios: “realmente estos entes espirituales, cuando han caído de la inmaterialidad y de aquella finura, cada uno adquirió algo de espesor material, teniendo cuerpo que se ha hecho análogo con la clase y la energía por el hábito de los pazos. Y por la costumbre a los pazos, los demonios se han convertido algo materiales”. Por eso el diablo se llama por los Padres también pintor que imita todo y serpiente multiforme y come de la tierra de los pazos, fantasiasta, “mascarás con sus múltiples máscaras, caretas” y otros nombre similares. Por el mismo Dios se asimila y se le denomina como dragón con cuerpo, cola, nervios, costillas, columna, nariz, labios, piel, carne y todos los demás miembros similares. Y mira también los capítulos 40 y 41 de Job. De todo esto, hermano mío, aprende que la fantasía con distintas formas, al ser un descubrimiento y fruto del diablo, por eso le es muy deseada y apetitosa. Porque según los Santos, ella es el puente a través del cual pasando los asesinos demonios se unen con la psique y así la convierten en hogar de indecentes, malignos y blasfemos loyismí y hogar de todos los sucios pazos psíquicos y corporales o carnales. (52) Ver el capítulo 64 de Cálistos e Ignacio los Xanzópuli, en la Filocalía.

3) Conozca también, según san Máximo el Confesor, que el primer hombre en ser creado, Adán, fue creado por el Dios sin la fantasía. Porque el nus de aquel siendo realmente nus único, lúcido y puro, no se imprimía, ni se formaba de los sentidos y de los distintos tipos y formas de las cosas sensibles. Pero sin utilizar la fuerza inferior de la fantasía e imaginar figuras, colores, tipos y espacios, es decir, con la fuerza superior de su psique que es la diania (dianús, mente, intelecto o cerebro) observaba lúcida, espiritual e inmaterialmente sólo los logos (conceptos, razones) finos y desnudos de los seres o entes. (53) En este caso también el nuevo Adán, nuestro Señor Jesús Cristo, aunque tenía la filosofía y la gnosis natural de los seres o existencias (ver en relación capítulo 42), sin embargo no tenía este nus pasional, es decir, la fantasía de las cosas sensibles, sino que tenía nus en energía, activo y sin pazos, este nus que capta inmediatamente los logos, conceptos de las existencias, según la opinión de los teólogos. Así que el teólogo Georgio Koresios en una de sus dudas y soluciones en relación con la economía encarnada, dijo lo siguiente: “…el nus de Cristo no dependía de la fantasía, cosa que es impedimento para la transmisión de las cosas conceptuales de los logos intangibles o inmateriales, no estaba impedido de nada, ni cuando dormía, como ocurre con el nus de los hombres, es decir, como ocurre con los hombres por las fantasías de los sueños o de cualquier otra causa …” En demostración de esto coincide también aquello que dice san Teofilacto de Bulgaria que el Señor no imaginaba el reinado del mundo que le presentaba el enemigo, (interpretación del capítulo 4 de Luca).

Pero el homicida del hombre, el diablo, como él cayó por la fantasía, así hizo a Adán también lo mismo, formar en su nus la igualdad con Dios y así por esta fantasía suya caer de aquella vida espiritual que era similar a un ángel, unificada, intangible y lógica, y ser derrumbado, el desgraciado, a esta fantasía sensible, múltiple y multiforme y en estado de los animales salvajes e insensatos. Porque la fantasía es principalmente atributo de los animales insensatos y no de los lógicos.

El hombre una vez caído en este estado, ¿quién puede decir en cuántos pazos, en cuántos males y en cuántos engaños fue precipitado a través de la fantasía? Se ha llenado la filosofía ética o moral de distintos engaños. Se han llenado la ciencia o filosofía física de muchas falsas alabanzas y la teología de muchos dogmas falsos y repugnantes. Porque muchos, grandes y más nuevos, quisieron opinar y hablar en relación a Dios y sus misterios relativos, intangibles, simples, inimaginables y sin forma, donde energiza la superior de todas las fuerzas de la psique que es el nus; pero hablaron antes de limpiar y sanar sus nus de las malignas y pasionales formas e imágenes de las fantasías de las cosas sensibles y en vez de la verdad encontraron la mentira. Y el mayor mal es que abrazaron esta mentira y la detienen como si fuera una verdad y una realidad, y en vez de teólogos, aparecieron como fantasiólogos, puesto que se entregaron en nus sin experiencia, no probado, ni instruido, según el Apóstol.

Entonces, tú hermano mío, si quieres liberarte fácilmente de estos engaños y los pazos, si deseas salvarte de las distintas trampas y artificios del diablo y si deseas unirte con el Dios y conseguir la divina iluminación y la verdad, pues, lucha con todas tus fuerzas a desnudar tu nus de formas, tipos, colores y espacios y en general de cada fantasía y recuerdo de las cosas sensibles, tanto buenas como malas.

Porque todas estas cosas son como contaminaciones, barros y oscuridades que manchan la limpieza, la lucidez y bien estar del nus y engordan la inmaterialidad o intangibilidad. Y casi, ningún pazos psíquico o somático (carnal) puede acercarse al nus sino sólo a través de esta fantasía de las cosas sensibles. (56) Porque si por casualidad uno es deslumbrado por los ojos y ve con pasión algún rostro guapo, si lucha y no imprime en su fantasía la imagen de aquel rostro, hundiendo su nus en el corazón con la monologa oración, se salva de la combinación hedónica, placentera de los loyismí, se salva de la lucha y de la combinación y por último se salva de la ejecución del pecado. Por eso también san Gregorio el Teólogo dijo lo siguiente: “Me ha deslumbrado la serpiente, pero no me ha captado. No he montado el ídolo del pecado. La experiencia es ídolo y evitamos la ejecución. Estos son los estadios del engaño del pecado”. Pero si uno deja que se imprima en su fantasía la imagen y el recuerdo de aquel rostro, fácilmente puede caer en mayores grados del pecado hasta llegar a la ejecución de este. Así que cada cosa queda en la fantasía.

Lucha pues, en mantener tu nus sin colores, sin formas, lúcido y limpio, tal como le ha creado el Dios.

Esto por supuesto que no se puede hacer de otra manera, sino sólo si retornas y recojas la energía de tu nus dentro en el lugar estrecho de tu corazón y en todo tu hombre interior; y allí dentro acostumbrarle a estar con tu logos o voz interior del corazón orando algunas veces con luto y quebranto, diciendo: «Señor-Kirie Jesús Cristo, eleisón me, o compadécete de mí, ayúdame, sáname, ten misericordia, etc, Κύριε Ἰησοῦ Χριστὲ Υἱὲ τοῦ Θεοῦ, ἐλέησόν με»; y estar atento sólo en las palabras de la oración (como te digo en el capítulo 26), unas veces observándote a ti mismo, más bien a través de ti mismo entendiendo a Dios y reposando. (57) Por eso dice san Basilio el Grande que cuando el nus no se dispersa en las cosas externas, ni se extiende en el mundo de los sentidos, entonces retorna a sí mismo y dentro de sí mismo sube al concepto de Dios, (1 epístola).

Esta zeoría-contemplación y estudio se llama circular e inequívoca (o cíclica y segura, inconfundible).

58). Porque tres son los movimientos de la psique, según san Dionisio el Areopagita; a) el circular, que se hace cuando la psique retorna de las muchas y externas cosas, primero se recoge en sí mismo, después se une con las fuerzas unificadas y angelicales y así se une con el sin principio ni fin bien, es decir, con Dios; b) el movimiento espiral, que se hace cuando la psique se mueve y toma los conocimientos divinos, pero no totalmente espiritual, unificada e intransitivamente, sino con transición y con el pensamiento de un concepto llevado a otro, con operaciones de una manera mezcladas con el movimiento circular y el recto; c) el movimiento recto es cuando la psique sale en la contemplación de las cosas sensibles que están alrededor de ella, y de las externas y sensibles como también de las distintas y muchas imágenes transciende a las simples y unificadas zeorías o contemplaciones, (Sobre divinos nombres, capítulo 4). El movimiento primero, principal y superior de la psique se llama circular; porque igual que los dos bordes de una barrilla cuando se unen, se hace corona y círculo, así también la energía y potencia conceptual, espiritual y gnóstica o cognitiva de la psique; según el Evangelio y los santos y sabios Padres nípticos de la Filocalía, en el cerebro como un órgano corporal o físico se encuentra mayoritariamente esta energía, y cuando se une con el purísimo espíritu vivificador (nus) y con la esencia noerá o espiritual de la psique que se encuentra en el centro del corazón, como un órgano corporal, este movimiento se llama circular; y de la unión y retorno de estos dos se hace un círculo y con este círculo se une el nus con la divina jaris (gracia, energía increada), la que se encuentra en el medio del corazón.

Igual que la serpiente cuando quiere quitar su piel vieja pasa por un lugar estrecho, como dicen los fisiólogos, así también el nus pasa por el lugar estrecho del interior del corazón y de la Oración Noerá (o monologa del Corazón o de Jesús) que se encuentra dentro de ella, se filtra y quita la prenda de la fantasía de las cosas sensibles y de las malas supersticiones y se hace lúcido, limpio y adecuado para la unión con el Dios para la semejanza que toma con él. Otro ejemplo, es como el agua, cuando más estrecho pasa por los tubos tanto más se afina y sube en altura; lo mismo también el nus, cuanto más se ocupa del estudio exacto del corazón y de su propia zeoría-contemplación, tanto más se afina y se hace más fuerte y más alto de todo pazos y ataque de los loyismí, de todas formas y tipos, no sólo de las cosas sensibles sino también de las intelectuales, al quedarse todas estas fuera, porque allí dentro no pueden entrar. (59) En este caso me refiero a un ejemplo mejor; igual que los rayos del sol, cuando más se alejan del centro y del centro de un vidrio que enciende la yesca, tanto más débiles, más oscuras y menos densas se hacen, y cuando se recogen al centro se hacen más potentes, densas y luminosas, de la misma manera también el nus y las fuerzas y energías cognitivas de la psique se hacen más luminosas y potentes. Si alguna vez tu nus va en cosas externas que estás viendo y en las fantasías del mundo, otra vez retorna en la cámara del corazón hasta que se acostumbre y se habitúe.

Amigo mío, este es el método primero y principal, por el que uno siempre debe tener como obra y tarea para reparar la fantasía y el recuerdo; y una tarea continua para subsanar y hacer desaparecer de raíz las malas supersticiones de la fantasía y de los ídolos. Este método que es tan fructífero y beneficioso, tanto más agotador es; y cuanto más agotador es tanto más difícil emprenderlo, por no decir difícil de creer, junto con los muchos y sobre todo de nuestros filósofos de este siglo, los cuales no quieren creer en la enseñanza del Espíritu Santo y de tantos y tantos Padres portadores de la divina luz increada; y que este método la enseñan en el libro de la Filocalía; este libro es más valioso que cualquier piedra preciosa; así que ellos se privan de los frutos del Espíritu Santo, de los cuales disfrutan los analfabetos e ignorantes: “En aquella misma hora Jesús se regocijó en el Espíritu, y dijo: Yo te alabo, oh Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las has revelado a los niños” (Lc 10,21). Porque los que no creen en este trabajo espiritual del nus (espíritu y corazón psicosomático del hombre), tampoco pueden entender el beneficio que proviene de esta tarea, según: “Si no vais a creer, no entenderéis” (Is 7,9).

Cuando ves que tu nus se cansa y no puede ya permanecer en el corazón y en la oración que se está haciendo en su interior, entonces utiliza el segundo método o plan B´, es decir, déjale que vaya saliendo fuera y se ocupe de los estudios, las observaciones y los conceptos de las cosas divinas y espirituales, tanto las que están contenidas en la Divinas Escrituras, como las que están en las creaciones, especialmente en las conceptuales, las cuales se llaman popularmente metafísicas y abstractas de la materia. Porque estos conceptos y pensamientos parientes con el nus, tienen la finura y la cualidad de inmateriales o intangibles y no le dejan engordarse, sino que le hacen retornar con facilidad al lugar del corazón y unirse otra vez con la memoria espiritual de Dios. Por eso dice san Máximo: “Sólo la praxis no puede hacer al nus sin pazos (impasible), si no le suceden o no es seguido de muchas y distintas zeorías-contemplaciones”. Pero atención, ten cuidado en no ocuparte y recrearte con la razón y los conceptos de los cuerpos materiales y animales, es decir, de las llamadas cosas físicas, cuando aún tienes pazos o pasiones. Porque tu nus no siendo realmente liberado de las maliciosas fantasías de las cosas sensibles, antes de penetrar dentro en los loyismí (pensamientos, conceptos) espirituales e intangibles que se encuentran en los cuerpos y en los animales, entonces es captado sólo de la forma exterior y la superficie de ellos; y así contento con esto adquiere falsas opiniones, alabanzas y pazos (pasiones, emociones), en vez de encontrar verdad y apacia (serenidad, quietud e impasibilidad), como les ha ocurrido tantos y tantos filósofos que se llaman físicos o naturales, como dice san Máximo el Confesor.

Utiliza también este plan C´ o tercer método para el reposo y alivio de tu nus; es decir, imagínate los misterios de la vida y el pazos-padecimiento del Señor; pues, su Nacimiento en la cueva, la Presentación al Templo, su Bautismo en el río Jordán, el ayuno de Cuarenta días en el desierto, el kerigma de su Evangelio, los milagros que hizo, su Metamorfosis en el monte Tabor, el lavado a los pies de sus discípulos, la traición, y los pazos; su Cruz y su Epitafio; su Resurrección y su Ascensión; y todo tipo de tormentos y castigos de los Mártires y los largos ejercicios de los Santos.

Lo mismo puedes hacer aún para la contrición, o el quebrantamiento duro de tu corazón y la metania, estar imaginándote el misterio y la terrible hora de tu muerte, el terrible día del Juicio y los distintos tipos de los infiernos eternos, es decir, los fuegos y energías del infierno, los oscurantismos de las cárceles y tumbas; los gusanos que beben la sangre y la compañía con los demonios; imagínate también el deleite de la inenarrable alegría y aquella realeza increada celeste de los justos con la eterna doxa (gloria, luz increada), felicidad y bienaventuranza; aquel sonido que festejan la unión con el Dios, con el conocimiento, la relación y la convivencia eterna de todos los santos. (60) Hermano mío, si con estos divinos conceptos y con los estudios pintaras el mapa de la fantasía, no sólo te salvarás de los recuerdos malignos, viles y de los malos loyismí, sino que serás elogiado con franqueza en aquel día del Juicio. Porque dice san Basilio en su logos sobre castidad, que cada hombre que se encuentra en su cuerpo, se parece a un pintor que pinta una imagen o carácter en un lugar oculto. Tal y como el pintor aquel, cuando saca fuera al teatro aquella imagen suya, si ha pintado rostros o caracteres de santos u otras cosas bellas y dignas de ver, por un lado es elogiado por los espectadores, y por otro lado, es recriminado, si ha pintado cosas indignas, indecentes y odiosas; de esta manera cada ser humano cuando después de la muerte se encuentre en el Juicio de Dios, será elogiado y bienaventurado por Dios, los Ángeles y los Santos, si ha adornado su nus y su fantasía con conceptos divinos, brillantes y espirituales. Y por otro lado, será avergonzado y condenado, si ha llenado su fantasía con pazos, con ídolos e imágenes indecentes e indignas. Y san Gregorio Palamás de Tesalónica, admira cómo de las cosas sensibles se forma en la psique con la fantasía luz conceptual o espiritual el que proporciona la vida eterna u oscuridad infernal (Filocalía).

Pero sepas que, no te digo que te ocupes siempre con estas cosas, sino que las utilices sólo de vez en cuando y algunas veces, hasta que tu nus descanse y otra vez retorne al corazón y allí trabaje lo inimaginable y sin forma a través de la memoria cardíaca de Dios. Igual que los animales que llevan el caparazón como su casa, como los caracoles, las tortugas y las ostras, no reposan en ninguna otra parte sino dentro en su casa o caparazón que están vestidos; así también el nus, de forma natural, no reposa con otra cosa tanto que cuando se encuentra dentro en su cuerpo que viste, es decir, dentro en la cámara del corazón y en el hombre interior, y como en una tronera combate contra los loyismí, los enemigos y los pazos que allí están escondidos; aunque la mayoría de los seres humanos esto no lo conocen. (61) Mas, el que los pazos y los loyismí se encuentren escondidos en el corazón y de allí salen y nos guerrean y atacan, lo testifica el Señor diciendo: “Pero lo que sale de la boca, del corazón sale; y esto contamina al hombre. Porque del corazón salen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los hurtos, los falsos testimonios, las blasfemias. Estas cosas son las que contaminan al hombre” (Mt 15,18-19). Pero los enemigos demonios se esconden y se encuentran alrededor del corazón, pero en energía y no en esencia, como dice san Gregorio Palamás (Domingo 4º del Cuaresma). Y esto lo testifica también san Diádoco en la Filocalía tomo 1º c.76, diciendo que antes del Santo Bautismo, la divina jaris (gracia, energía increada) mueve al hombre hacia el bien desde el interior, en cambio el Satanás está acechando en las profundidades de la psique y del corazón, pero una vez bautizado el hombre el demonio se va fuera del corazón en cambio la jaris entra y permanece adentro. Sin embargo, también después del Bautismo se concede que puedan estar en la superficie exterior del corazón para prueba del libre albedrío o independencia y de allí estimulan, irritan al nus con el flujo de los placeres (hedonismo) carnales, según el mismo santo en el capítulo 82.

Por eso dicen los santos Padres que los demonios no les gusta que los hombres conozcan que se encuentran en el interior de ellos, para que no sean expulsados de allí y los combaten a través del nombre de Jesús Cristo, el cual se dice dentro en el corazón, como dijimos antes. Esto también lo testifica san Gregorio el Teólogo.

Sobre todo para luchar y protegerte bien, te digo que no dejes tu fantasía y tu recuerdo a recordarse de todas aquellas cosas que has visto, oído, saboreado, olido y tocado y sobre todo cosas indecentes y malas. Porque se ha demostrado por las pruebas y la experiencia que es más grande la guerra que uno hace para liberarse de la fantasía y del recuerdo que del mismo sentido. Porque, el que uno vea -supuestamente lo digo- o no vea, un rostro con pasión, no tiene tanta guerra, pero cuando lo ve y lo trata ya no es fácil quitar de su fantasía y recuerdo este rostro, sino que hace falta lucha y guerra para quitarlo de su fantasía.

Y muchas veces, con sólo una ojeada pasional y curiosa a un rostro guapo, nos imprime en la fantasía tan profundamente el recuerdo, que luchamos cuarenta o cincuenta años, incluso hasta nuestra vejez, para eliminar aquel recuerdo y fantasía. Y es digno de risa que aquel rostro envejece y se pone feo o muere y se convierte tierra; y muchas veces nosotros mismos en la tumba tocamos con nuestras manos sus huesos, pero nuestra fantasía mantiene tan estricta y fuerte la imagen, que siempre uno lo cree este rostro como joven y vivo. Y así la fantasía como insensata y ciega que es, con esto nos hace pecar al corazón como si fuera verdadero, tanto cuando estamos despiertos como cuando dormimos. (62) Ves que te he traído ejemplo de la fantasía que nace de la vista. Tienes que conocer que no hay otro sentido que nos ataque tanto como la vista. Y como ella es las más soberana, fina y limpia de todos los demás sentidos y es también pariente del nus sobre su brillantez y lo intangible, como dicen los teólogos, así también las fantasías que nacen de ella difícilmente se borran. De forma segundaria las fantasías nos atacan menos de aquellos logos indecentes y malignos que hemos escuchado; por eso, según san Gregorio Palamás, tienes que conocer que cuando actúan los demás sentidos, los ojos no se agradan, ni se alegran, si ellos no ven aquello que los demás sentidos sienten, así también la fantasía no se agrada ni se alegra, si por casualidad no hace visibles todas las cosas que escucha, saborea, huele y toca, según san Gregorio Palamás en la Filocalía.

Aún te recuerdo que te protejas y te cuides bien y no creas, ni aceptes como verdadero, si ves algo cuando estás despierto o dormido, cualquier figura dentro o fuera de tu corazón, como luz o fuego o una especie de ángel o algo parecido, lo que sea esto.

San Nicodemo el Aghiorita

*Añadido por el traductor xX jJ: *(Así cuando escuchas realeza increada (energía y luz increada) o infierno (energía y luz demoníaca, infernal), que las has visto, entonces padeces y te esfuerzas con tu fantasía despertarlas e imaginarlas. Esta frase de san Nicodemo el Aghiorita, en el año 1999, fue clave para mí. Entonces por la jaris de Dios me había dado cuenta que la fantasía mía hacía estragos en mí, llevándome al borde del precipicio, creándome graves problemas y trastornos psíquicos, emocionales y espirituales; y buscando la solución en los Santos Padres, cambiando la percepción sobre realeza increada e infierno, no son lugares, sino que βασιλεία (vasilía) realeza de Dios/de los cielos como energía increada divina o paraíso, un estado interior participando de la energía increada jaris y la luz increada Doxa-gloria, e infierno energía demoníaca producida por el demonio o por mi egoísmo, egocentrismo, orgullo o soberbia, egolatría etc, desde entonces mi vida ha dado un giro de 360 grados para bien. Además, que lo he compartido con muchos creyentes hispanohablantes ortodoxos y algunos que han hecho el cambio de reino a realeza increada han progresado y mejorado mucho espiritualmente; puesto que la palabra reino no está en ninguno de los textos del Nuevo Testamento, ni en los Santos Padres; además, cuando uno dice reino inmediatamente la mente con su fantasía va a un lugar o estado creado. Por favor, hermanos, intentad incorporar el término realeza increada en vuestro vocabulario y percepción en vez de reino y veréis que cambio más bello tendréis, recibiréis jaris!!!)

Ver también La Fantasía – Instrucción terapéutica en el blog en español: www.logosortodoxo.com Traducido por: χΧ jJ